martes, 8 de noviembre de 2016

Con Martín nunca nada ha sido "normal". ¡Hasta siempre, míster!

El sábado barruntaba el final de un ciclo, tenía muy claro que la era de Martín en Osasuna había llegado a su fin y la verdad es que no esperaba que ese epílogo fuese normal. Y no lo esperaba porque ni quien lo tenía que hacer ni la historia de Martín me invitaban a verlo de otra manera.

La historia de Enrique en Osasuna es de blancos y de negros, los grises pocas o muy pocas veces los hemos visto y si los ha habido es cuando peor se han desenvuelto tanto el protagonista como el club. Lo cierto es que lo blanco es muy superior a lo negro y eso la Junta Directiva de este club debería haberlo tenido claro y escrito con letras en fluorescente encima de la mesa antes de hacer las cosas.

Y digo hacer, que no tomar decisión. Yo tengo ya unos años, creo que sé un poco de qué va esto del fútbol (no me refiero a los 90 minutos del partido) porque, entre otras cosas, viví un despido en Osasuna sin que absolutamente nadie me llamara para comunicármelo. Creí que esos tiempos no volverían, pero la asamblea del otro día y lo de ayer me dicen que estaba errado.

La decisión de cesar a Enrique Martín Monreal la puedo entender, no me llevo las manos a la cabeza sabiendo como está el fútbol y que los resultados mandan. Tristemente es así y el corazón es una cosa y la realidad suele ser otra, pero es que este fútbol cualquiera que siguiera al míster lo podía prever. Lo que nunca podré entender son las formas, eso nunca. A una institución como Martín no puedes echarle por teléfono mientras representa a Osasuna en un acto en Madrid del cual se cae el presidente por una indisposición. 

Me la creo, tenía que tener una cagalera de padre y muy señor mío con la que se le venía encima, pero es que cuando dejas todo en manos de un tipo que está para cerrar contratos publicitarios y al final manda más que los socios pues pasa lo que pasa. En el pecado llevas la penitencia, Luis.

Martín es ya historia en Osasuna, historia de la que nadie queda indiferente; sus logros ahí están y han marcado el devenir del club, podremos discutir sobre si todo son milagros, pero ahí están. Para mí milagro fue lo del 96/97, lo fue el ascenso del año pasado; pero no lo fue lo de la temporada anterior.  Opiniones las hay y todas respetables.

El fútbol no entiende de pasados dice Vasilevic, de pasados quizá no, pero de futuros sí, y mucho. Quizá tu externalización al final no se produzca, y no porque los socios lo hayamos decidido sino porque tu época en Osasuna está cerca de su fin. Te has quedado sin escudo protector y ahora tus vergüenzas están al aire. Martín y su osasunismo callaron en verano lo que no debió callar y eso le convirtió en otorgante ante lo que se estaba haciendo en verano.

Se va Martín, se va su defensa de 5, de 3, de 80. Todo indica que llegará Caparrós y deseo que le vaya lo mejor que le puede ir. Eso será que a Osasuna le va de maravilla y yo he sido, soy y seré osasunista, por encima de más "istas".

Solo me queda agradecer a Enrique sus grandes momentos compartidos con nosotros en la tele, con esas conversaciones entre dos que no tenemos mucho en común de la manera de ver el fútbol pero que nos respetamos como los que más, cosa que alguno no ha hecho. ¡Un abrazo míster!




domingo, 6 de noviembre de 2016

Demasiada penalización. Osasuna 0- Alavés 1

En lo que para mí era un partido abocado al empate, un tremendo error infantil de un jugador veterano propicia un penalti que termina por decantarlo a favor del Alavés. Creo que fue demasiado castigo para un equipo que sin ofrecer grandes cosas sí que por lo menos demostró sacrificio y no mereció tal penalización.

No estamos viendo eso que se llama gran fútbol en El Sadar, pero es que tampoco lo vimos el año pasado e históricamente Osasuna no creo que haya sido un ejemplo de lo que hoy se defiende como jugar bien. Si partimos de la base de que quien se sienta en el banquillo local nunca en su vida de entrenador ha querido tener el balón más allá de tres toques, nos frustraremos en exceso como pidamos ver algo más que eso en este Osasuna.

Esta semana se colgó un vídeo de un entrenamiento en el que se veía y oía a Martín echando una buena bronca a Unai por algo que no le gustaba. El sentir general es que estábamos ante una nueva lección de coaching y otro ejemplo más de motivación a un equipo; ni una cosa, ni la otra. Lo que dejaba ver de manera nítida el vídeo era que Martín no quería saber nada de que el balón fuese por el carril central, que quería jugar por los dos carriles exteriores y que su jugada se basaba en el cambio rápido de banda pasando por centrales, nunca por pivotes.

Si bajas con esta premisa al campo, lo que luego ves te puede gustar más o menos (a mí cada día menos), pero lo que no te ofrecerá será sensación de frustración. Lo que sí me preocupa y me parece llamativo son ciertos comportamientos ayer en el campo; errores infantiles de veteranos, jugadores fuera de sí y del partido y otros en estado de juego bajo o muy bajo. Me refiero a Miguel, Oier, Roberto y De las Cuevas.

Oier creo que paga los platos de errores ajenos atribuibles a él. La mayoría de su partido estuvo basado en decisiones correctas y bien hechas de comienzo de presión, pero sin embargo no fue acompañado en ese aspecto por sus compañeros y aquello quedaba como salidas a ningún lado. Falso, él sí salía bien, pero otros no hacían lo correcto.

Me preocupa Roberto, y me preocupa en exceso, cuando se "rauliza" y se sale de su concentración estando pendiente más de protestar y de enfadarse con los rivales que de jugar como él solo sabe. Me deja ver cierto momento de exceso de ansiedad en el equipo y no fue él solo el que me lo ofreció; el partido de De las Cuevas y de Sergio León me genera dudas del momento mental del equipo.

Aun con todo, no creo que Osasuna mereciese perder de este modo y creo que el paradón que le hace Pacheco a Kenan cambia en demasía el rumbo del partido. Partido al que, por otra parte, Martín nunca le supo meter mano. No pudo en ningún momento con la que le había preparado Pellegrino con Toquero por la derecha y con Camarasa por detrás de Fausto para provocar la salida Miguel Flaño

Este gráfico es preocupante para la defensa de 3 y generaría inseguridad en los niños, si no fuera porque ayer volvieron a estar más que correctos. Atrás quedaron aquellas dudas sobre el rendimiento de Unai y de David, si bien volverán a aparecer, seguro. Son los pasos de todo crecimiento. Se duda de Cristiano, no se va a dudar de dos debutantes... 


En definitiva, vuelta a las andadas y aparición en escena de la duda sobre la continuidad del míster. Aparece en el escenario como personaje estelar, pero no olvidemos que nunca se fue de la escena de la obra. De hecho, yo diría que desde el minuto uno ha sido un espectador con una localidad privilegiada.



lunes, 31 de octubre de 2016

Algo más que un punto. Athletic 1- Osasuna 1

Empate en San Mamés en el marcador, pero victoria en la moral de muchos jugadores rojillos, en especial para FaustoAlex, Unai, David y Martín dieron un paso más en su llegada a la universidad del fútbol y aprobaron otra asignatura. ¡Y con nota!

Ayer era uno de esos días de los que a casi todos los jugadores les gusta que lleguen, por escenario, por tipo de partido y por la importancia que tenía el mismo después del tropezón contra el Betis. Y digo casi todos porque el fútbol no es diferente a la vida y mientras a unos algo les motiva y les hace crecer a otros puede pesarles y no les deja sacar todo lo que llevan. 

Si a eso le unes que el rival también piensa y ejecuta para maniatarte, nos quedamos con que nuestra línea de creación ayer estuvo casi desaparecida. Eso sí, la importancia de Roberto a balón parado lo demuestra el gol de Oriol; la puso perfecta para que el catalán hiciera lo que más le gusta, rematar de cabeza. 

El gol rojillo no hacía más que constatar la superioridad de Osasuna en casi toda la primera parte, con un Alex Berenguer en la línea que se le conocía pero saliendo desde más atrás, provocando la duda de De Marcos y sin caer en la "trampa" que le había preparado Valverde

La contra a las subidas del de Barañain y el hueco que dejaba, era dejar a Williams sin seguirle, para ver si Alex dudaba y no encaraba a De Marcos. Nada de eso se produjo, y fue porque atrás estaba Unai para hacer esa labor. Al revés que de De Marcos, el de Esquiroz estaba mejor situado para la llegada del rival. El cambio de Lekue en el descanso delató que Valverde fue de valiente pero no le salió la jugada y le vio las orejas al lobo. ¡Bien Martín!

Un error en cadena entre la blandura de Flaño en aguantar al rival y el no ver Alex a Raul que le apareció por detrás, propició el gol del empate que permitió al Athletic llegar con vida al descanso y poder preparar la segunda parte como más le gusta; defensa más estática con Lekue y a jugarlo todo a la presión insistente arriba achicando al rival.

Entre el empuje del rival obligando a Osasuna a dar dos pasos atrás y que los rojos en la lesión de Oriol salimos muy penalizados, hizo que la segunda parte pareciera en muchos momentos que era un monólogo zuri-gorri. Tampoco fue así en algunas fases y el equipo llegó arriba, pero sin la claridad que Sergio León necesitaba. Y es que su compañero Kenan dejó muestras de no haberse enterado de qué requería el partido

Nauzet volvió de nuevo a hacer alguna parada de mucho mérito y empiezo a tener la sensación de que el Dragón Khan rojillo tiene maquinista; de sus partidos y de cómo es su actuación depende que el personal estemos en las nubes o en las catacumbas. Ayer tocaba día de buenas paradas y lo de hace una semana queda casi en el olvido; fútbol en estado puro.

Puntazo en un campo muy complicado con sensaciones muy positivas y con actuaciones concretas que dejan ver que no todo es negro ni blanco; los grises son importantísimos y mucho más en equipos como el nuestro. 

Espero que lo de Oriol y Digard sea lo menos grave y que se recuperen pronto

foto: ntspilarmad.com


viernes, 21 de octubre de 2016

Ipurua fue un oasis. Osasuna 1- Betis 2

El triunfo en Eibar pintaba a cambio de rumbo, a punto de inflexión, pero el partido de hoy vuelve a poner a Osasuna en la cruda realidad de su complicada llegada a la primera división.

Ante una buena entrada en el partido de los rojos el Betis se hacía dueño y señor del balón y, sobre todo, mostraba el buen trabajo de Poyet entre semana. No puedo decir lo mismo del equipo de Martín, al que para mí le faltaba de nuevo el cierre de la "sima Zurutuza" que tanto hemos hablado por aquí.

A Digard le llegaban en superioridad y la defensa de tres centrales esperaba demasiado atrás, dejando un hueco importante en la zona central. Una descompensación entre Flaño y David habilita a Joaquín, que le gana la partida al de Ibero y ante una mala salida de Nauzet la eleva para hacer el primer gol.

Seguía el Betis mucho mejor posicionado y Osasuna no era capaz de crear más peligro que a balón parado. En una de estas jugadas Felipe Gutiérrez saca de debajo de los palos un remate de Oriol que iba a gol. Os recomiendo que veáis la repetición de esta jugada; los comentarios van hacia que lo para con sus testículos, pero no os perdáis el movimiento defensivo que realiza. Es de los que se pueden poner en un vídeo para enseñar en entrenamientos.

La segunda parte comenzó de modo muy diferente; Martín adelanta 10 metros a Alex y su equipo recupera lo que tanto busca: "pitera". Con estos ingredientes, además del gol de Roberto Torres tras jugada magnífica de Berenguer por la izquierda, Osasuna mantuvo al Betis sin poder salir con el balón tan fácil como en el primer tiempo, si bien el agujero o sima central seguía igual.

El cambio de Oriol Riera cambiaba todo en el campo. A partir de ahí Osasuna se viene un poco abajo y las genialidades de Sergio León no tenían tanta relevancia y le faltaba su compañero de viaje. El amigo Riviere entendió mal lo de viaje y en vez de acompañar a Sergio, lo que hizo fue meterle un viaje a un jugador del Betis que le supuso su merecida expulsión. Me parece que después de oír a Martín al final del partido el francés lo va a pasar mal esta semana.

Cuando todo indicaba que acabaría en empate por el fallo tremendo de Joaquín, que no fue capaz de hacer el 1-2, llegó la última falta del partido y el zapatazo de Felipe Martínez. Nauzet se traga un gol después de haber hecho dos paradas de mérito y deja en la retina y la cabeza del aficionado la sensación de que su nivel no está para esta categoría. 

Mazazo tremendo para Osasuna en un partido de empate y vuelta a las andadas con la cuesta abajo del viaje del Dragón Khan.

Ipurua no fueron más que tres puntos y con el tiempo demuestra que no hubo tal cambio.

 
Foto: www.meteorologiaenred.com


domingo, 25 de septiembre de 2016

Contexto como concepto esencial. Villarreal 3- Osasuna 1

Y es que en el fin de semana de Osasuna hay cosas para analizar y probablemente todas tienen su contexto para poderlas entender mejor. 

Comienza fuerte el sábado con las declaraciones de Martín en una de sus típicas ruedas de prensa que no deja indiferente a nadie. En este caso tira con bala hacia alguien que habla de frustración y que se está poniendo nervioso con los resultados actuales. La dirección está enfocada hacia adentro y es que alguien ha dejado caer el nombre de un entrenador que ya sonó en su día y puso a Martín de los nervios y le ha llegado a sus oídos. Ellos sabrán qué hacen, pero es un error mayúsculo andar así.

Nos plantamos en El Madrigal con un nuevo once inicial y nuevamente no hay por dónde cogerlo, bajo un contexto de equipo débil en defensa. Salimos con defensa de cuatro, con un Tano fuera de sitio, con un Flaño al que le ha costado muchísimo entrar al partido, un David como un flan y Fuentes, ¡ay Fuentes! Eso sí, el lateral ha creado más peligro en lo que lleva de temporada que el fichaje estrella que hoy ha jugado por delante suya.

Roberto y Mérida es un centro del campo que no contiene  y eso creo que lo vemos todos, que esa falta de músculo y corte en la zona clave del equipo deja en inferioridad a los centrales es obvio y mucho más con ese contexto. Para cuando Martín lo ha visto, el resultado ya era 2-0, muy complicado de remontar con un equipo enfrente como el Villarreal.

El tercer gol es un golazo del Villarreal, que vuelve a dejar en evidencia el descontrol que tiene Osasuna a la hora de defender, con errores de bulto y que demuestras falta de automatismos en el sistema con cuatro atrás con pivotes blandos. Miguel Flaño yerra en no dar el pasito adelante. 

Con el gol de penalti de Roberto Torres, después de una nueva muestra de calidad del islote Sergio León, maquillaba Osasuna una pésima primera parte y montaba un contexto para ver una segunda parte mejor por parte de los rojillos.  Mejor porque el Villarreal ya veía el partido resuelto y porque tenía la cabeza puesta en el jueves y su Europa League.

Osasuna tiene un problema desde el primer día y algunos ya bautizamos como la "sima Zurutuza". Nos estamos desangrando por la zona importantísima de los pivotes y mientras no seamos capaces de cerrar esa vía haremos aguas un día tras otro y en mis 46 años de vida solo he conocido a un tipo como Cruyff que jugaba a meter un gol más que el rival, sin importarle que le metieran a él. Nosotros no podemos permitirnos eso.

Espero que Martín recapacite y vea que lo peor que puede hacer es dejar a un lado su apuesta por aventurarse en algo que duda, que no lo tiene claro. En ese contexto las cosas irán para arriba, no sé si en puntos pero sí en imagen y en fortaleza. La de crecimiento en jugadores se va a ver en no mucho tiempo; los pésimos partidos actuales te hacen más y más fuerte y es el peaje que hay que pasar en el profesionalismo. Miel sobre hojuelas.

Contexto y más contexto; ahora pongo el mío: me propuse disfrutar de este año como premio por lo bien que se hicieron las cosas el año pasado y no seré yo quien deje a un lado mi propuesta. 



domingo, 18 de septiembre de 2016

Mal debut en liga, magnífico resultado. Osasuna 0- Celta 0

Comenzaba la liga para Osasuna siguiendo las palabras de Martín y la verdad es, que si nos atenemos al juego, ha empezado mal y con sensaciones no muy positivas. Para no haber hecho un buen partido es cierto que el resultado ha sido estupendo. Ningún tiro a puerta y un punto al zurrón.

Como me suele gustar hacer a mí, primero habría que poner el partido en contexto: baja importante de Miguel Flaño que ayer ya me lo pareció y con el paso de los minutos se me hacía cada vez más clave. Me temo que no es tanto el juego del gemelo sino su condición de veteranía y experiencia en el puesto. Con esa premisa aún entiendo menos el cambio de portero, pero Martín seguro que tiene sus causas y las conoce mucho mejor que los que somos meros observadores.

Con la ilusión de ver a Imanol en el pivote comenzaba el partido, pero me quedaba la sensación de que al once le faltaba algo; no sabía si equilibrio, músculo defensivo o una mezcla de ambos. Para los pocos minutos de partido ya podíamos ver a un Iago Aspas muy suelto y que le había cogido el sitio perfecto al partido. El hueco que se creaba en el triángulo Unai-Clerc-Mérida era un chollo para un punta como él. ¡Peligro!

Solo la falta de gol del Celta nos permitía llegar vivos al descanso, en una primera parte en la que Osasuna hacía aguas con facilidad con una defensa muy blandita y con un ataque en el que Riviere era la sombra de los minutos del Bernabéu Riera tenía el día fallón. Curiosamente la ansiedad que se le presuponía al colista con cero puntos se la había transmitido a jugadores rojillos como el propio Oriol.

La segunda aún ha sido peor para Osasuna. Era un monólogo del Celta aunque sin mordiente arriba, más vale. Para estas alturas Bongonda ya había fijado a Buñuel atrás después de haber hecho lo que quería la primera parte y ya no creaba peligro. Es igual, lo hacían por el centro, mucho más tras la entrada de Rossi. Aspas seguía buscando a Unai y la espalda de los pivotes haciendo daño.

La salida de Jaime dotaba al equipo de muchísimo más equilibrio en ataque, dando velocidad y verticalidad a una línea atacante a la que le faltaban esas cualidades. Sus llegadas han sido lo poco reseñable de Osasuna hoy, pero no tenía el día Riera. Sergio León entra tarde, lo cual tiene dos mensajes: posible error de Martín por no hacerlo antes y que el chico no está para jugar más o no es del gusto de Martín. Ahí lo dejo.

Primer partido de los tres que Osasuna jugará esta semana y un punto. Veremos cómo se nos dan los dos que vienen; el del jueves complicado, con un Espanyol que en poco se parecerá al Celta. No creo que perdonen lo de que nos han perdonado hoy y espero que no le demos tanta facilidad a la zona de su media punta: lo aprovechó Zurutuza en su día y hoy casi lo hace Iago Aspas.

Con dos puntos en el casillero vuelve a estar encima de la barra del bar, en Twitter y en todos los corrillos, el cambio de sistema y de defensa que tuvo su tregua en el play off de ascenso. La vida sigue igual.

Mal juego, magnífico resultado. 


domingo, 11 de septiembre de 2016

Estuvo bien, se acabó y adiós. Real Madrid 5- Osasuna 2

Llegó el primero de esos partidos que vienen en el lote y que no queda más remedio que jugar. Para el "mandamal" de la LFP lo mejor que le puede pasar a la Liga Santander es que Madrid y Barça estén arriba (lo del Leicester-Tottenham del año pasado a este le habría matado) y el resto somos sus comparsas. Pues nada, Osasuna ya ha cumplido en el primero.

El de ayer fue un partido extraño. Si bien casi todo el mundo da por hecha la derrota de antemano, no es menos cierto que, depende como vaya el juego, mueve emociones y por lo tanto reacciones. Conviene poner estas últimas en el contexto que tenemos. Jugábamos contra un equipo que está a años luz nuestra en calidad y en bastantes cosas más. Eso no quita ni un ápice la satisfacción que me dio ver a los rojos competir en muchos momentos contra el transatlántico blanco.

En general hubo nota media para el equipo salvo en las jugadas a balón parado. Ahí Osasuna tiene que recibir un suspenso y un pequeño tirón de orejas. El Madrid te puede ganar en juego activo, es lo normal, pero nunca te puede superar en un aspecto del juego donde no hay tanta diferencia y en la que la actitud es fundamental. Estuvimos muy blandos en este juego y eso no puede aceptarse.

Mucho mejor el equipo cuando los centrales cambiaron de posición y las parejas Tano-Unai y sobre todo David-Fuentes cerraron mejor la jugada clásica del Madrid. Como buen 4-3-3 la fortaleza la tienen en las rupturas en diagonal, los 2x1 en banda y los balones largos a la espalda del defensa. Para ello tienen probablemente a los jugadores más veloces del mundo con Bale y Ronaldo y ahí te matan. Mejor la segunda parte.

Sé que seguiré siendo impopular en esto, pero no puedo dejar de destacar a un chico que no genera excesivas simpatías pero que tengo la sensación de que se está ganando la confianza de su entrenador día a día con su trabajo en los entrenamientos. Me refiero a Fausto Tienza; un chico con trabajo oscuro, bien posicionado pero al que le penaliza su juego con balón. Irá creciendo más.

Buen planteamiento de Martín con defensa de 5; ayer sí eran 5 fijos, y 3 jugadores por delante, si bien creo que hubo una duda en el flanco derecho. La entrada de De las Cuevas chirriaba un poco en la línea de 3 más defensiva. De ahí la entrada de Tano al lateral. 

Arriba es donde yo habría cambiado algún cromo. La entrada de Riviere dejó imagen de haber traído a un buen jugador con movimientos muy interesantes. El problema es que eso retrasa a Kodro y este chico fuera de la posición de nueve no me dice gran cosa, se pierde en tomas de decisiones equivocadas. Jaime daba eso que buscaba Martín, pero seguro que no le daba otra cosa que pedía el míster: presión en la salida de balón de Ramos y Pepe con Kroos.

No voy a entrar a valorar a Borbalán, bastante lo hemos hecho ya durante muchos años y la cosa no ha cambiado. Es un magnífico árbitro para este circo de liga y para sus equipos punteros. El error del penalti es impropio de su categoría de internacional. Hasta la siguiente. Contra esto poco podemos hacer porque no está en nuestra mano.

Y dejo para el final el "detalle". Ya sabéis quienes leéis esto hace un tiempo que aposté fuerte desde un principio por David García. Ayer, además de hacer un partido "de bien", se estrenó como goleador y no en un escenario cualquiera; marcar en el Bernabéu te pone en el escaparate mundial: de Ibero al mundo. El crecimiento sigue su curso.